Donde van a morir los elefantes

11:32

La muerte de un suplemento Dominical


Si se acabó El magazín del Espectador (y el Espectador de paso) y nadie dijo nada; si se acabó la Gaceta de Vanguardia Liberal, y nadie dijo nada; si se acabó el suplemento del Universal de Cartagena, y nadie dijo ñelda; si se acabó Mito cuando murió Gaitán Durán, si se acabó Eco cuando engordó Cobo Borda, si se acabó todo lo que valía la pena para ilustrarse en los días de descanso, poco a poco, como si una peste los desgastara, ¿por qué no iba a acabarse la Gaceta de Cali? Que se acabe entonces.
La señora Lloreda que dirige el diario El País tiene mucha razón: ahora hay que recuperar la plata mal invertida en la campaña nefasta de su hermano (el Kiko) por la alcaldía de la ciudad. El señor Gatner, ex-editor de Gaceta, también tiene razón: las páginas culturales hoy día se leen más con algo de reinado, y un alto porcentaje de pierna y pernil y de silicona caleña, que con reseñas de cine y literatura.
Por mi parte, debo decir que ya lo presentía. Era obvio. Tenía que acabarse. Por muchas razones esotéricas que tal vez un días procederé a confesar.

You Might Also Like

5 Deja un comentario

Maneki-Neco

Maneki-Neco

RADIO

FANS