Las niñas están inconformes

9:07

Hace unos años una incipiente revista de libros hizo que algunos escritores colombianos (hoy difuntos) contestaran a la pregunta “¿a quién le quitaría el premio Nobel?”. Si no estoy mal y bien me acuerdo, Germán Espinosa dijo que se lo quitaría al español José Echegaray, un dramaturgo de cuarta que compartió premio con un poeta provenzal de primera, Frédéric Mistral, revitalizador de la lengua Provenzal y merecedor del galardón a nombre de todos los inmensos poetas provenzales que en el mundo han sido. R-H Moreno Durán dijo que a Miguel Ángel Asturias.
De acuerdo.
Alguien más dijo que a Camilo José Cela. Of course. Otro mencionó al anónimo poeta griego Yeoryos Seferedis. Quizá; no lo he leído.
A ocho días de conocerse el nuevo Nobel (francés) las niñas estás inconformes. Yo les llamo así a los críticos, las niñas. Han llovido las críticas a lo que consideran un nuevo "desacierto" de la academia Sueca. Jean Francois Fogel en su blog habla así del premiado:


“Como siempre, lo mejor que se puede hacer es leer es el blog de Pierre Assouline si uno quiere entender cuál es la presencia de Jean Marie Gustave Le Clézio en las letras francesas. Está y no está. Todos lo hemos visto caminar más o menos entre la calle Sébastien-Bottin, sede de las ediciones Gallimard, y St Germain des Près. Es un hombre hermoso, un poco inalcanzable. No habla, tal como lo cuenta Assouline. No huye de los medios de comunicación y tampoco parece estar cómodo con ellos (...) Después de empezar mostrando una gran influencia del nouveau roman en El atestado) se ha convertido en un autor blando. Como no tiene enemigos, sólo hay personas que notan de manera discreta su falta de potencia tanto en el fondo como en la forma: buenos sentimientos, respeto por todos, malestar frente a la violencia de la civilización industrial, prosa limpia. Un autor para el ecologista culto. El blog literario de The Guardian de ayer fue el primero el describir a un ganador flojo, pero lo hizo volviendo a la polémica entre EE. UU. y la academia sueca sobre la pobre dimensión universal de los escritores americanos. Pasa algo con esta polémica pues el pobre The New York Times vacila en su cobertura del premio. (...) Parece muy difícil para la patria de las letras en el siglo XX hablar del asunto de manera sencilla y respetuosa: Le Clézio se llevó el Nobel y punto.”


Y se lo llevó Churchill y punto. Y se lo llevó Asturias y punto. Y se lo llevó Naipul y punto. Y se lo llevó Kenzaburo Oe y punto. ¿Qué no lo merecían? No lo merecían mientras estuviesen vivos los esposos Woolf (que Leonard también lo merecía). No lo merecían mientras estuviesen vivos Thomas Bernhard y Miguel Hernández y Cendrars y Jean Giono. Leo en el blog de Ivan Thays que el crítico chileno Camilo Marks está indigesto como otras niñas por el asunto Nobel:


“Jean Marié Le Clezie es "una lata" (aburrido) y será olvidado en dos años. "Es una lata, como todos los escritores franceses del noveau roman y de esa época", afirmó Marks a radio Cooperativa. Precisó que tras leer algunas obras de Le Clézio, entre ellos El diluvio y El éxtasis material, ve en su escritura "poco argumento" y "una visión de personas desarraigadas que están alienadas en una sociedad mecanizada o muy urbana y consumista, entonces se refugia en la textura de lo místico". En su opinión de los 110 ganadores del Nobel, "hay 80 que no lo merecían".

¿80?
Vamos a ver, niñas. Abro el volúmen de la historia de los premios de Aguilar, con un preámbulo sobre la vida de Alfred Nobel y la herencia que dejó. Sumo: Hasta 1913 hay 14 premios Nobel. En 1914 no se concedió (por la guerra). 4 más hasta 1917. En 1918 tampoco se concedió. 16 más hasta 1935, año en que tampoco se concedió. 4 más hasta 1939. De 1940 hasta 1943 tampoco se concedió, otra guerra europea. En 1944 se le dio a un danés. En 1945 a Gabriela Mistral. ¿Cuántos van? 41.
13 más hasta 1958 donde hay que hacer una pausa con Boris Pasternak que fue denunciado como traidor por varios grupos comunistas soviéticos, tras lo cual anunció públicamente su voluntad de no partir al exilio y rechazó el premio, por precaución de que no lo dejar volver. Cosas de Soviets. 6 más hasta 1964 cuando se le otorga Sartre (que lo rechaza por atentar contra sus principios). Cosas de maoístas. 11 más hasta 1974 cuando se lo otorgan en simultánea a dos suecos que juegan de locales. 8 más hasta 1982 cuando se lo dan a García Márquez. Y de aquí en adelante ya no hay más pausas: 26 hasta Le Clezio 2008.
Total: 105. Sí, 105, si no se me olvidó sumar.

Primera anotación, mis niñas: Camilo Marks está errado. Si 80 son los que no lo merecen según su gusto, tampoco serán 30 los escritores que lo merecían, sino 25.
Segunda anotación:
Son 105 los galardonados incluyendo a Sartre y Pasternak aunque no los recibieron, aun son menos los Nobel que se han entregado: 103 premios.
¿Locuras de la sumatoria? No. Simplemente los años1904-1917-1974 son años especiales en la entrega del premio porque se le dio compartido a dos autores en simultánea. Tristezas nórdicas.
Tercera anotación: Los países con la literatura más premiada son Francia con 11 premios y Estados Unidos también con 11. Gran Bretaña con 10 premios. Noruega, Suecia y Dinamarca suman 11 entre las tres. Alemania 5. América Latina 5. 4 los rusos. Y el resto son menudeos alentar literaturas excéntricas. Tiene razón Fogel. Estados Unidos le disputa a Francia ser la república de las letras del siglo XX. Pero se lleva el primer lugar en puritanismo e idiotez.


Mierda. Hay niñas que de veras se la toman en serio.
Más que yo. Pero está guapo.
¿En serio?

You Might Also Like

0 Deja un comentario

Maneki-Neco

Maneki-Neco

RADIO

FANS