Walden, David Henry Thoreau

0:49

Dali

Ayer abrí Walden, la vida en los bosques (de Walden) de Thoreau y copié la receta del pan que se inventó para protestar contra todo en esta vida: harina sin sal. Sin embargo, no me ceñí del todo a su receta cavernaria (mezcla al aire y horneo en una fogata de arces secos): espesé una cucharada de levadura en un vaso de agua azucarada y un puñado de granola en mi cocina de dandy. Usé horno a gas. Una bandeja refractaria y un par de artefactos comprados en supermercado (si quieres hacer la revolución empieza por una bomba en Silicon Valley o al menos por desconectarte de internet).
El resultado es que hoy al desayuno comí el primer pan hecho por mis propias manos: una piedra que servía para la introspección, mientras trataba de reblandecer con café negro. El pedazo nunca ablandó. Lo que sobró sirve para hacer porcelana. Por compacto también podría utilizarse para lanzarlo a un policía antidisturbios y hacer la revolución en una calle, o bien de ladrillo para levantar tu morada: está blindado contra el moho.
La receta:

Pan-fleto D.H. Thoreau

Harina y agua
Tenía Thoreau en Walden
También abominó la levadura
Y todo lo que le obligaba a ir
De compras
al supermercado
dijo que la sal sólo era una buena excusa
para hacerle una visita al mar
pero inútil en tierra adentro
amasó dos minutos
puso en un caldero hermético
y horneó directamente sobre las brasas
el pan primigenio,
dijo
el que comen los hombres
libres

You Might Also Like

1 Deja un comentario

Maneki-Neco

Maneki-Neco

RADIO

FANS