Cómo leer y por qué, de Harold Bloom

0:48

Harold Bloom
¿Y todavía hay alguien que se atreva a responder a esto?
Sí, Harold Bloom.
La distancia que media entre Harold Bloom y el resto de la crítica literaria mundial, es más o menos la misma que mediaba entre los escritores del Boom frente a Borges.
La diferencia entre los escritores del Boom y Borges es que García Márquez & compañía eran simplemente buenos escritores, a veces grandes escritores (no siempre) pero Borges era un sabio.
¿Por qué los críticos literarios mejores y de más acervo son siempre obesos?
Porque no hacen nada. Leer y fornicar. El único crítico literario aguzado, que al parecer no folla, ni se ríe, y que tiene menos de setenta kilos de peso, es el premio Nobel J.M Coeetze, quien por estos días estrena libro. Pero su delgadez se debe, sobre todo, a que es sudafricano. Y en Sudáfrica fusilan a los blancos obesos. Coeetze tiene una finca en su país (vive lejos, en australia) y como no quiere que la expropien en su ausencia debe ir todos los años a pasear y escribir novelas, y la flacura es su chaleco antibalas.
El resto, todos gordos.
Si son anglosajones, aun peor. Necesitan Bypass multiple. Son tipos que se la han pasado encerrados en una mansión victoriana leyendo libros y comiendo torta negra de la Nueva Inglaterra y follando con su criada o su mayordomo o haciéndose pajas.
Después de una operación con triple Bypass sigue igual de gordo que cuando publicó La angustia de las influencias. Y allí sigue. Afilado, pero oxidándose un poco.
Cómo leer y por qué fue publicado en New York en el año 2000, y en Anagrama en 2002. Es el colofón del curso que dicta desde 1955 en la universidad de Yale. La misma carreta, empujada por el filo de una pendiente, año tras año, lo ha hecho engordar y desgañitarse hasta el aburrimiento y sacar su única conclusión:

"¿Por qué leer? Porque uno sólo puede conocer íntimamente a unas pocas personas, y quizá nunca llegue a conocerlas por completo. Después de leer la montaña mágica conocemos a Hans Castorp profundamente, y Castorp es muy digno de ser conocido."

Mejores respuestas se me ocurren a mí:
¿Por qué leer? Porque si uno lee, no se parecerá a Alvaro Uribe Vélez.
El libro trata de convencer al lector de por qué leer cuentos, por qué leer poemas, por qué leer teatro y por qué leer novelas. Por supuesto, como pasa con todos los programas de lectura y todos los buenos consejos que tengan para dar los maestros y los críticos sobre los libros, después de oírlos, uno sale con ganas de no leer.
¿Por qué no leer? Para no ser como Harold Bloom.
¿Por qué no leer a costado y recien comido? Para no ser un obeso pedante como Harold Bloom.
Sin embargo, el programa de lecturas de Bloom es magnífico: Melville, Faulkner, McCarthy, Don DeLyllo. Wilde, Shakespeare. Whitman, Dickinson. Gógol, Chéjov.
Pretende, sin embargo disuadir de algo que me parece una aberración: leer a Jhon Milton y a Thomas Mann.
Ahí sí que la jodió Bloom.
Si usted es uno de esos académicos sin tema que frecuenta este blog para saber lo que piensa, le recuerdo que si quiere alejar definitivamente a un espíritu desprevenido de la lectura, el mejor camino es ponerlo a leer El paraíso perdido o la Montaña Mágica como recomienda Bloom.
El Mío Cid y las Soledades de Góngora por la misma línea.
Jorge Isaac (María) y Rodríguez Freile (El carnero) definitivos.
El que empieza con eso no vuelve a leer. Seguro.
Se hará paramilitar.
Peor aun: presidente de la república.
Bloom está medio loco con esas recomendaciones. Un verdadero crítico no recomienda libros para difundir la moral y las buenas costumbres ni la búsqueda de la personalidad. Los libros se recomiendan para subvertir. Para instigar las bajas pasiones, para enfrentar al hombre con su naturaleza criminal. Hay que recomendarle los libro a la gente éticame
nte sospechosa,a gente manchada de culpa, gente que después de leer a Buzzati y sentirse reflejada en el fracaso de un personaje como Geovanni Drogo vaya a la viga y cuelgue la horca o se peguen un tiro o sonría.

Seis principios dicta Bloom para la "renovación de la lectura".
A continuación los trascribo y trataré de comentarlos con brevedad:

1. Límpiate la mente de tópicos.

(De acuerdo. Un tópico es decir, por ejemplo, que un libro es Kafkiano. El crítico dijo que era un libro kafkiano, por lo tanto lo compramos, lo leemos y luego de leerlo lo recomendamos a nuestro mejor amigo con el mismo rótulo. Decir que tal libro es kafkiano es el peor de los tópico, porque todos los putos críticos de hoy dicen que todos los putos libros son kafkianos, como si el mundo real no fuera el de Kafka.
Otros tópicos aun peores: Simone de Beauvoir es feminista.
Camus existencialista.
Rulfo costumbrista.)

2. No trates de mejorar a tu vecino ni a tu ciudad con lo que lees ni por el modo en que lo lees.

(De acuerdo, Bloom. Pero tampoco con amabilidad. El mundo no se transforma con amabilidad. Nunca digas gracias. Nunca pidas favores.)

3. El intelectual es una vela que iluminará la voluntad y los anhelos de todos los hombres.

(Falso, Bloom. El intelectual deslucirá los brillos, pondrá a todos al borde del abismo a saltar en la punta del pie, sobre una tabla de espinas y a reír si le quedan tripas para hacerlo)

4. Para leer bien hay que ser inventor.

(Of course, Bloom. El escritor dice: la vida entera es un mierda,
y la lectora gime. Eso no ayuda. Por favor, mis niñas, háganle caso a Bloom, eso es tergiversar el carácter "serio" de Shakespeare.)

5. Recuperación de lo irónico.

(En la página veinte lo dice mejor: "la pérdida de la ironía es la muerte de la lectura". Y después advierte: "enseñarle a alguien a ser irónico es tan difícil como instruirlo para que desrrolle plenamente su personalidad." No puedo estar más de acuerdo con este gordo.)
6. Leer profundamente no para creer, no para contradecir, sino para aprender a participar de esta naturaleza única que escribe y lee.

(Ya veo. ¿Y después qué hacemos con esta millonada de lectores que escriben y de escritores que no leen, señor Bloom? ¿Blogs?)

Según Bloom, la respuesta definitiva a la pregunta "por qué leer" es la siguiente:
"Porque solamente la lectura atenta y constante proporciona y desarrolla plenamente una personalidad autónoma."

Jadeos de obeso.
La respuesta fundamental a la pregunta "por qué leer" te la doy yo, gordo narcisita:
Porque quien lee, ríe al morir.

You Might Also Like

4 Deja un comentario

Maneki-Neco

Maneki-Neco

RADIO

FANS